Quilapayún Header
Quilapayún
FuenteRevista Ritmo Fecha19 Septiembre 1972 PaísChile
Edición transcrita

¿Es un conjunto que gusta a los "snob"?
¿Tienen realmente calidad o constituyen un mito?
Sus canciones ¿son verdaderamente de contenido o algunas se pueden calificar de "panfletos musicales"?
Las respuestas a estas interrogantes van en esta conversación con el propio conjunto.

El taller del Quilapayún, en la Avenida El Bosque, esta inundado de afiches artísticos y algunos políticos. Los seis integrantes del grupo folklórico están sentados en torno a una pequeña mesa y a una estufa eléctrica que las oficia de cocina, donde calientan agua para tomar té. Uno de ellos me ofrece una taza y otro bromea con la cantidad de azúcar que le pone a mi té: "Tienes que cuidar el azúcar, mira que ya casi no la hay". Ellos toman su broma con risas. Revuelvo el té con la misma cuchara que circula entre todos y comentamos la actualidad. Tienen una posición muy clara y definida; se les palpa cuando actúan. Sin embargo en este momento comentan sin pasión, sin anteojeras, sin sectarismo. Y hablamos del Quilapayún, de su obra, de sus Cantatas...

¿SON UN MITO?

Años atrás estaba de moda decir que el Pollo Fuentes cantaba mal. Muchos repetian esa consigna aunque no lo hubiesen oido. Y pobre del que osara decir que el Pollo cantaba bien. Significaba que no tenia oido o gusto musical. Hoy, se ha dado vuelta la tortilla y todos dicen que el Pollo canta mucho mejor.Nadie se atreve a decir que no ha mejorado. Algo similar sucede con ustedes. A mi juicio, está de moda decir que el Quilapayún es bueno. Muchos lo aseguran y ni siquiera los han oido. Nadie se atreve a decir que son malos, o siquiera que tienen cosas malas o no tan buenas. Creo que están envueltos en un clima de snobismo. ¿Qué piensan ustedes?

Las respuestas se suceden. Vienen de todas las direcciones. Uno asegura: "Estamos ajenos a esas opiniones. Nuestro trabajo es más importante que una opinión de ese tipo". Otro agrega: "No lo palpamos". Otro señala: "Palpamos el respaldo de los trabajadores, obreros. estudiantes. Eso nos motiva realmente. Nos estimula sentir que el obrero y empleado se identifica con Io que nosotros hacemos. Esta sensación la experimentamos en los recitales populares". Uno que ha estado callado dice: "No nos interesa el que repite consignas. Nos importa el que escucha con atención y tiene autenticidad. No nos metemos con los snob. No tenemos contacto con ese medio. No nos vamos a pasear a Providencia. No nos interesa hacerlo. Conquistar público snob no tiene sentido: es precisamente caer en el snobismo.

¿PANFLETARIOS?

-Un conjunto serio y de calidad, controvertida y todo pero calidad al fin, que se ha dado el lujo de interpretar dos Cantatas populares acompañados incluso por músicos de la Sinfónica; ¿Como puede prestarse para grabar panfletos musicales, como "A comer merluza" y otros?

"No tenemos prejuicios en ningún sentido, basados en que uno de nuestros principios es interpretar el sentimiento popular. No somos exquisitos. que sólo cantamos Cantatas o actuamos solo con la Orquesta Sinfónica. También cantamos tangos, bateas y cuecas", señala uno de los Quila. Otro agrega: "Dentro del estilo de las cumbias, "A comer merluza" no es mala, manifiesta: "Queremos ilimitarnos en la música popular; queremos abarcar todo tipo de temas. Guardando las proporciones del caso, Pablo Neruda se salta de los "Veinte Poemas de Amor" a la "Oda al Calcetín" y del "Canto General" a la "Oda a la Alcachofa" y nadie se horroriza. "A comer merluza" tiene mucho valor. Esos ritmos son importantes para tocar asuntos contingentes. Pero sin caer en el panfleto. Tú crees que es una canción panfletaria; nosotros no. Hay elementos musicales que avalan nuestra posición. Lo contingente no es sinónimo de panfleto, señala impetuosamente otro Ouila y agrega: Para el público es tan vital una Cantata como la Merluza. La separación que tú haces es como valorar las emociones y decir, por ejemplo, que es más importante emocionarse que reirse. Nos interesan todos los géneros populares y tratamos de hacer populares los que no lo son. Con la Batea hacemos genero popular y tratamos de popularizar la Cantata".

MUCHOS QUILAPAYUNES

-Tiempo atrás ustedes anunciaron que agrandarían el conjunto, de tal forma que me dio la impresión que vuestra idea era formar varios grupos a imagen y semejanza del original para poder presentarlos en diversas ciudades y sindicatos del país en forma simultánea. Esto puede hacer que el público se sienta estafado al pagar su entrada para verlos a ustedes y que aparezcan en escena otros seis integrantes que digan ser también el Quitapayún. ¿Que piensan de ello?

"Eso depende fundamentalmente de la imagen que tenga la gente del conjunto. Hoy todos identifican el nombre del grupo con nuestros rostros. Sin embargo nosotros pensamos que no hay que darle tanta importancia a la imagen que tenemos. Tres años atrás éramos otros. Han pasado por el conjunto Pato Castillo, el hermano de Eduardo Carrasco y varios más. Con el transcurso del tiempo, la imagen personal del conjunto varia. La gente se acostumbra a los cambios. Un conjunto, cuando alcanza un estilo propio, adquiere independencia de les personas. Debemos cambiar esa imagen. Para eso, por ejemplo, hemos excluido de los pósters y fotografías nuestros rostros. Es más importante el logotipo del conjunto. Estamos planeando montar obras con más de siete miembros. De esa forma los iremos incorporando... En nuestro próximo LP cantarán nuevos integrantes". Otro señala: "Ningún espectador del Ituch se siente estafado si en vez de Parada aparece Lira en escena, porque forman un elenco..."

-Ya lo creo, pero si se anuncia en Arica la presencia de Colo Colo y entran al estadio once jugadores de Colo Colo, pero que no son Caszely, Messen, Beiruth o Galindo, el público tiene perfecto derecho a sentirse estafado, aunque por los parlantes le digan que esos jugadores, si bien no son los titulares, representan al Colo... son un elenco... el mismo equipo.

"Cada persona que entra al conjunto enriquece el grupo. Hoy tenemos dos tenores, pero podemos concebir una canción para cuatro tenores, ¿por que no? u otro tema en que se incluyan ocho quenas y diez charangos. Va todo en beneficio general: hoy no estamos en condiciones de tocar con cuatro quenas y diez charangos..."

-Y si les llega una invitación desde el extranjero: quienes irán o quienes deciden los que viajan?

"Si somos cuarenta, irán los mejores, los que no tengan problemas para viajar, los que reúnan las condiciones humanas indispensables y se adecúen al repertorio que se incluirá en la gira. Los elegiremos entre todos". Carrasco señala: "Si fuera por viajar, nos pasaríamos en eso. Podríamos incluso estar viviendo en Europa. Allá somos el conjunto original que interpreta música latinoamericana. Es como si a Chile llegaran Los Beatles. No un conjunto que suene parecido a Los Beatles, sino ellos mismos. Nosotros estamos en ese plano en Europa: no es un conjunto que suene igual a nosotros, somos nosotros mismos. Pero para nosotros no es agradable viajar. Si nos invitan de la URSS, por ejemplo, y una Cantata deben cantarla 40, vamos los 40, si no, no va nadie. Si les interesa ver el número, bueno, entonces nos llevan a todos. Pero nadie va a pelear por pescar el viaje. Trata de mirarnos en forma distinta a como ves al resto de los artistas chilenos. No somos iguales. Nosotros vemos muy diferente este asunto de la canción popular".

Las insistentes bocinas que señalan un taco en la esquina de El Bosque con Apoquindo nos indican que son cerca de las nueve, hora que ellos dicen que se produce siempre el taco por causa del semáforo. Todos debemos seguir trabajando. Un hasta la vista nos separa por nuestros distintos caminos.

Manolo Olalquiaga