Quilapayún Header
Víctor Jara a su regreso de Londres
FuenteRevista Teleguía Fecha2 Agosto 1968 PaísChile
Edición transcrita

Mi deber artístico está aquí

Nada del movimiento artístico social y político que vive en estos momentos Inglaterra escapó a los ojos sensibles del director teatral y creador musical Víctor Jara. Sus impresiones son certeras y ricas. Con generosidad en la descripción, entrega y "hace ver" lo que conoció. Al referirse al "happening" uno sorprende a los artistas en su alucinante interpretación; mientras Víctor tocaba su guitarra en el Art Laboratory suben los aplausos y, cuando señala que por curiosidad fumó "hachich", tan de moda como el LSD, no puede menos que sentirse su aroma. Llegó a Londres por una beca de perfeccionamiento del British Council, la que le permitió vivir seis meses en la rubia Albión. Después de iniciar su viaje en Estados Unidos, integrando el elenco del Instituto del Teatro de la Universidad de Chile (que viajó desde California a Nueva York), Víctor Jara se reunió, en febrero, con su esposa inglesa Joan Turner, directora del Ballet de Las Condes. Juntos y de la mano viajaron a Inglaterra.

EN LA TV DE ESTADOS UNIDOS - En estados Unidos tuvimos muy buena acogida. Tanto de la crítica como del público. Por mi parte, además de tener la dirección de "La Remolienda", en Nueva York fui invitado para actuar en un canal de televisión latinoamericana. Di un recital y acto seguido me llegaron ofertas para quedarme actuando. Las rechacé y seguí mi viaje a Europa.

PRIMERO LONDRES - Hace mucho tiempo que Inglaterra es el centro de la actividad artística del mundo. Aventajó a Francia, a Partís. Es increíble el número de compañías teatrales y todas a gran nivel. Es en Londres donde se dictamina el último grito en el campo de las artes. Marchan a la cabeza del mundo. Creo que el teatro, en París, se encuentra en crisis. Aún se mantienen nombres tradicionales como Jean-Louis Barrault.

HAPPENING - Los ingleses en este momento intensifican su acción en el campo de los "happening". Tengo entendido que esta manifestación teatral surgió en Francia como iniciativa del artista español, que vive en París, Francisco Rabal. De ella en Londres tomaron sus puntos más sobresalientes, la esencia, y comenzarons sus experiencias. También en Nueva York, en el Greenwich Village, está de moda. Si tuviera que definirse se podría decir que es un acontecimiento colectivo fundamentado en la improvisación. As algo que sucede, como lo explica su traducción. En la forma es de pánico, de cureldad, en ningún caso pornográfico. No hay muchos autores conocidos escribiendo "happening", por que prácticamente son obras anónimas, si interviene un autor es sólo para dar el pie. No se conoce su desenlace. En este sentido los espectáculos de Peter Brook son una maravilla. - La invitación que poseía me permitió visitar diferentes centros de enseñanza dramática, participar en el montaje de obras teatrales y poder asistir a todas las piezas que en esos momentos pasan en los escenarios de Londres.

RECITALES - Por supuesto que me preocupo de la música. Gracias a invitaciones de amigos ingleses llegué hasta el Art Laboratory. Es un centro de actividades donde hay espacio para todo lo nuevo, ya sea en música folklórica, poesía, actuación. Los artistas viven en el mismo local. No quieren saber nada con el teatro comercial. Cada tipo está vestido de diferente manera, los que al final no llama la atención. Los vi cantar, y después ellos supieron que yo también lo hacía; entonces me pidieron escuchar mis discos y acto seguido tuve que dar un recital. Como las letras eran en español, para solucionar el problema, detrás de mí se proyectaban las traducciones. Así desaparecían las dificultades del lenguaje. Fue un éxito; después de las canciones los asistentes me interrogaban y me preguntaban acerca de América. La juventud tiene gran curiosidad por todo lo nuestro. Su mayor interés era saber si conocía personalmente al Che Guevara. Días después tuve que repetir el recital.

VANESSA - En una manifestación de estudiantes a favor de Vietnam, de repente, sin darme cuenta, me sorprendí al lado de la artista Vanessa Redgrave. Estábamos en la primera fila. Entablamos un corto diálogo: una mujer joven completamente normal. A la reunión traía la adhesión de otros artistas, Antonioni, Fellini, etc.

Un CIGARRO - Una vez por curiosidad fumé "hachich"; es un cigarro parecido a la marihuana, pero de mejor calidad. Su uso está de moda entre la juventud y los artistas. Como toda droga hipersensibiliza los sentidos: ojo, visión y actúa directamente en el subconsciente. Creo que por una vez es una experiencia interesante: se descubren colores y sonidos. Lo importante es que no se transforme en hábito.

TOM JONES - En Londres descubrieron que me parecía a su ídolo Tom Jones. Era algo increíble. No podía pasearme con tranquilidad, me atacaban sus admiradoras y me pedían autógrafos, en vano me negaba y protestaba por la equivocación. Ricardo García es testigo: un día estábamos comiendo en un restaurante y al terminar se acercó el propietario para decirme que a Tom Jones no le podía cobrar. Finalmente en la TV conocí al cantante; como intérprete es muy bueno: en cuanto al parecido, creo que en realidad hay algo, son algunos ángulos y el pelo.

SE QUEDA - Es falso que me traje una "hippie" de Londres. Las jóvenes inglesas con sus microfaldas y blusas completamente transparentes, sin nada debajo, son encantadoras, pero yo soy un hombre casado y tenía que venir a juntarme con mi esposa y mis hijos. - Tuve oportunidad de quedarme en el extranjero, tanto en Estados Unidos como en Inglaterra, pero las rechacé. Justamente el viaje me sirvió para comprender que lo que tengo que realizar está aquí, en mi país. Siento firmemente que mi deber artístico está aquí. Me reintegro al Instituto del Teatro, al conjunto folklórico Quilapayún y al Ballet Aucamán.

Toño Freire