Quilapayún Header
Entrevista España
FuenteAgencia EFE FechaJulio 2015 PaísEspaña

¡Buenas tardes!
En primer lugar, bienvenidos a España y muchas gracias por contestar a mis preguntas. Ahí van:

-Vienen a La Mar de Músicas en la noche en que se rendirá homenaje a Víctor Jara. Además de ser uno de los artistas más universales de Chile, fue el director artístico de Quilapayún. ¿Cómo se sienten ahora al recordarlo?

Como podrás imaginar es muy emotivo. Pero además, el recordar a Víctor y dar a conocer su obra es un deber que nos hemos impuesto desde hace más de 40 años. Todos nuestros conciertos comienzan desde ese entonces con la canción “Plegaria a un labrador”, tema que cantábamos con él y con el cual también junto a él obtuvimos el primer premio en el Primer Festival de la Nueva Canción en 1969 en Santiago.

-¿Qué nos van a ofrecer con este espectáculo?

Un recorrido histórico, con las canciones más significativas de nuestra carrera y también algunas más recientes.

-En el homenaje participará también el cantautor Manuel García, háblenme de él.

Manuel es representativo de la nueva generación de cantantes. Visto desde nosotros, él ha sabido hacer muy bien la ligazón entre historia y presente de la canción chilena. La prueba es el “Víctor Jara sinfónico”. Otro ejemplo: grabó la voz solista de “El cigarrito” en nuestro álbum “Encuentros” y ha participado en algunos de nuestros espectáculos en Santiago. Él cuenta con un gran apoyo del público de nuestro país y es uno de los mejores valores de la canción chilena actual. Es un excelente amigo.

-Llevan 50 años en los escenarios. ¿Qué se mantiene y qué ha cambiado en Quilapayún en ese tiempo?

Lo más denso y significativo de nuestra carrera está detrás de nosotros. De eso ha quedado un acervo de canciones muchas de las cuales han pasado a ser clásicas de la música popular chilena y latinoamericana. Eso no quiere decir que todo se detenga aquí, mientras nos quede energía y un estímulo creativo podremos seguir adelante. En este sentido el contacto con nuestros jóvenes colegas de Chile y otros países ha jugado ese rol estimulante. Varios de ellos y ellas procedentes de Chile estarán presentes en Cartagena.

Hemos mantenido una cierta actitud escénica, que por lo demás nos fuera inculcada por Víctor. Lo que ha cambiado es nuestra mirada hacia la sociedad y hacia la contingencia política. Tu pregunta necesitaría mucho tiempo y espacio para responder más claramente. En todo caso nuestra actitud fundamental sigue siendo la misma de nuestros inicios: defensa de la democracia, rechazo a la violencia y las discriminaciones sean estas raciales, religiosas o culturales, valoración de la cultura latinoamericana y convicción de que nuestras armas principales para lograr nuestros objetivos artísticos y políticos son la poesía y la música.

-¿Cuál es el secreto para mantener una carrera tan larga y conectar con públicos de edades, generaciones y nacionalidades diferentes?

Hay un conjunto de factores que pueden explicar esta longevidad. Tenemos aún una cierta notoriedad debido a nuestra obra, a nuestro discurso en defensa de los valores democráticos mencionados y en particular respecto a Chile, nuestro compromiso abierto con Salvador Allende que marcó profundamente nuestro quehacer, nuestro vínculo con Víctor Jara, una actitud siempre vigilante y solidaria ante las injusticias que se comenten en todas las latitudes y nuestra permanente disposición creativa.

Del punto de vista escénico la espontaneidad y los constantes intentos por renovar nuestra relación con el público pueden explicar el interés de auditorios de distintas edades y condiciones sociales. Durante nuestra actividad hemos actuado en 40 países. Eso contribuyó a crear contactos y a mantener una relación estrecha con mucha gente en distintas partes del mundo.

-¿Cómo marcó su música y su carrera el exilio en Francia?

Vivimos allí un exilio de 15 años y acostumbramos a decir que Francia es nuestra segunda patria. Es así porque es el país que nos dio el asilo cuando más lo necesitábamos, es así porque la mitad de los espectáculos que constituyen nuestro patrimonio escénico los hemos realizado en Francia y cuatro de los más antiguos integrantes seguimos viviendo allí. Es el país que permitió al Quilapayún seguir existiendo, nos permitió vivir de nuestro canto, fundar una familia y ver crecer a nuestros hijos.

Francia nos influyó por el contacto con diversos artistas, con gentes de la profesión del espectáculo y por la afinidad de su pueblo hacia nuestra cultura.

-Están considerados los máximos representantes de la “nueva canción chilena”. ¿Sigue vivo hoy ese estilo? ¿Cómo ha evolucionado y qué significa en el Chile actual, casi 30 años después de la dictadura?

Se llamó Nueva Canción Chilena a esa generación de cantautores y grupos que surgieron en Chile en los años 60. Su denominador común es lo generacional y la búsqueda de una expresión de carácter nacional aunque los estilos sean diversos.

Esa canción marcó la cultura nacional con su sello y tuvo una recepción nunca antes lograda más allá de nuestras fronteras. Por supuesto, un fenómeno de esta envergadura ha tenido una continuidad en las nuevas generaciones que si bien no hacen lo mismo que nosotros hicimos, reconocen la herencia que la Nueva Canción les ha dejado.

Los principales grupos y artistas de la Nueva Canción siguen vigentes en nuestro país y en muchos otros de nuestro continente. Nosotros seguimos activos, anclados en Chile y en Europa, y a menudo hacemos giras por Argentina, Ecuador, México,.. A propósito, a fines de septiembre próximo cantaremos en Colombia. En particular en la ciudad de Pasto donde actuaremos en colaboración con jóvenes músicos profesionales que han seguido de cerca la evolución de la canción chilena

-También se habla de Quilapayún como la historia viva de Chile. ¿Cómo influye la música en la historia de un país? ¿Puede la música conseguir cambios políticos o sociales en una nación?

La canción es una expresión musical que acompaña o comenta ciertos momentos de la historia. Ella forma parte de los procesos históricos y políticos de manera tan íntima que es difícil separarla de ellos. Canciones como el “Pueblo Unido Jamás será Vencido” o “La Muralla” se han erigido en símbolos de las luchas populares no solo en Chile sino también en diversos países. Las canciones, en tanto expresión musical, encarnan el espíritu de esos movimientos y en ella se cristalizan los anhelos pero también las denuncias de quienes las entonan. Los movimientos políticos y sociales sin las canciones serían como un movimiento de zombis sin voz y sin sentimientos.

-¿Cómo ven el panorama musical, y cultural en general, en el Chile de hoy? ¿Cómo ha cambiado desde que ustedes comenzaron en la música?

La cultura siempre va acompañando los procesos históricos en los cuales surge. Cada época tiene su propia cinta musical, como las películas. A nosotros nos ha tocado intervenir en varios momentos importantes de la vida de nuestro pueblo. El ascenso de las luchas populares en los sesenta, los tres años de la Unidad Popular, los 15 años de exilio y más de veinte años de la recuperación de la democracia. En todos estos momentos hemos tratado de cumplir algún rol en conjunto con otros artistas de nuevas generaciones. La actual música chilena responde a su manera a lo que hoy día estamos viviendo, es muy activa y comprometida con los procesos ciudadanos.

-¿Y en España? ¿Qué les parece la actual situación cultural y musical del país?

España siempre ha tenido una cultura profunda e influyente en todos los ámbitos. Nuestros lazos comunes nos hacen estar siempre muy atentos a lo que pasa allí. Nos interesa muchísimo como las nuevas generaciones de artistas españoles están presentes en las luchas ciudadanas y aunque la situación económica ha golpeado a todos los españoles, vemos con alegría y esperanza a través de sus artistas una España tan viva como siempre lo ha estado.

-¿Qué puntos en común y qué diferencias encuentran entre las culturas de ambos países?

La hispanidad de los pueblos latinoamericanos nunca ha dejado de existir y de dar frutos. Nosotros mismos somos un ejemplo de ello. No solo por la lengua sino por muchos aspectos que nos han acompañado durante toda nuestra trayectoria artística. Nuestro repertorio contiene canciones españolas, en el folklore de Chile se encuentran métricas y romances de origen español. Las luchas democráticas de los españoles nunca nos han sido indiferentes y esto ha sido recíproco de parte vuestra parte hacia Chile. En la actualidad muchas de las reivindicaciones ciudadanas de los españoles son también las nuestras. Nuestro interés y conocimiento de España surge de nuestra actividad: cuantitativamente, después de Francia y Chile, España ha sido la destinación más importante.

-A los jóvenes artistas que comienzan a abrirse paso en el mundo de la música, ¿qué consejos pueden darles? ¿Creen que tienen las cosas más difíciles que cuando ustedes comenzaron su carrera?

Cada generación hace lo suyo y sería torpe de nuestra parte dar consejos a los jóvenes. Cada artista debe encontrar su propio camino y comprometerse en el con toda la fuerza de su inteligencia y de su corazón.

Eso es todo. Muchas gracias por su tiempo y les deseo lo mejor en el concierto del próximo 19 de julio.

Virginia Vadillo