Quilapayún Header
Muerte de Murieta
TextoPablo Neruda MúsicaEduardo Carrasco
Letra

Pero, ay, aquella tarde lo mataron
fue a dejar flores a su esposa muerta
y de pronto el heroico acorralado
vio que la vida le cerró la puerta

De cada nicho un yanqui disparaba
la sangre resbalaba por sus brazos
y cuando cien cobardes dispararon
un valiente cayó con cien balazos

y cayó entre las tumbas desangrado
ahí donde su amor asesinado
su esposa, lo llamaba todavía
pero, ay , aquella tarde lo mataron

Su sangre vengadora y verdadera
pudo besar así a su compañera
y ardió el amor allí donde moría
de cada nicho un yanqui disparaba

Edición
Estas canción pertenece a una obra no publicada por Quilapayún y no existe autorización de sus autores para difundir grabaciones no profesionales.

Las únicas autorizadas son las grabaciones parciales ya publicadas en discos.